Misael Rearte, del Club Defensores a jugar en Atlantis FC en Finlandia

misael01.jpg

De cuna truncadense, hoy empieza a levantar vuelo futbolístico en el norte de Europa. El recuerdo a su profesor Rafael Ruiz. El principal consejo de Misael es que con perseverancia y disciplina “se animen a soñar”.  Por Tatiana Aguilar.

En un país donde el fútbol es tan pasional: sirve como salida de muchos jóvenes que sueñan y anhelan ser como los jugadores de elite; Misael (25) se encamina a eso y nada más ni menos que en el continente europeo. Inició en el club de sus amores, “el Defe”, a los seis años. Recuerda a su profesor Rafael Ruiz como la persona que lo marcó futbolísticamente, con los valores de la vida y familia. La enseñanza y compañía de una sede que forman a los deportistas a ser mejor persona.

- ¿Cuántos años tenías cuando te fuiste a jugar a otro lado?

-Fue a los 15 años, decidí irme a Catamarca primero donde vivía mi madre y mis hermanos. Yo vivía en Truncado con mi papá, fue difícil dejar a él y a mi hermano. Pero fue un cambio positivo ya que me ayudó a forjarme, y en ese tiempo si me quedaba iba a dejar todo.

- ¿Actualmente cómo se desempeña el equipo donde jugas?

- Estoy en Atlantis FC en Helsinki, Finlandia, en un país al norte de Europa en segunda división, actualmente está peleando por el ascenso.

- ¿Te gustaría volver al país? ¿Qué soñas?

-Si siempre las ganas están de tener revancha en Argentina, ya que tuve que buscar oportunidad afuera siempre. Y un sueño jugar en una primera división, poder dar el ejemplo siempre: que, si se puede, perseverando y con disciplina que se animen a soñar.

- ¿Qué consejo le darías a los chicos de Truncado?

- Que nunca se rindan en la adversidad todo es posible. Con perseverancia, responsabilidad y dedicación. Siempre va ser difícil el camino, pero en Truncado hay mucho talento.

- Como en todo, siempre suelen haber anécdotas que marcan el paso de la vida. Para vos, ¿cuáles son?

-Son muchas, pero siempre agradezco a Dios como se dio todo. Arriesgarme fue lo mejor porque siempre estuve acompañado por mi familia. Una mala fue no poder debutar en Primera Categoría en Argentina, cuando estaba en San Martín de San Juan, pero lo aprendido siempre queda: grandes profes, cuerpo técnico y amistades. Y la buena que cuando estaba en Chile no pase una prueba para un club y tenía decidido volverme al otro día, justo me llamaron para completar un equipo de jugadores libres y ese día estaban viendo unos representantes de fútbol, fueron los que me llevaron a Finlandia.

Todo este camino le permitió conocer gente, proyectar algo distinto a lo común. Visitar países. Anhela volver a Truncado, su pueblo que lo vio crecer y dar sus primeros pasos con la redonda, esa mágica que les quita el sueño a unos cuantos. Un ejemplo de luchador, que tuvo siempre en claro lo que quería hacer: jugar al fútbol. Dejar de lado los pasatiempos que surgen, las salidas y su hogar.

“Siempre recuerdo a Truncado, y el club donde me forme. Tantos recuerdos, espero volver. Agradezco a mi familia que siempre me apoyo, los amigos que siempre quedan, a Defensores de Pico Truncado y mi esposa que me acompaña en todo momento”, agregó.

 

Tatiana Aguilar. 

misael02.jpg

1
0
0
s2smodern
¡Compartí!
1
0
0
s2smodern
powered by social2s